7 Ciudades de Alemania para vivir una Navidad de ensueño

Estamos a las puertas de una de las épocas que más nos gusta del año: la Navidad. Esa época que a muchos de nosotros nos fascina y nos gusta vivirla en diferentes lugares.

Siempre que podemos elegimos diciembre para viajar y disfrutar la Navidad con sus famosos mercadillos, sus puestos de comida, las decoraciones, los coros cantando villancicos por las calles, y sobre todo, el ambiente cálido y acogedor que se respira.

Y si hay un país que recoja todo esto, ese es Alemania. Por eso os hemos preparado un post con  las 7 ciudades de Alemania que tenéis que visitar en Navidad.

Si nunca antes habéis visitado uno de estos mercados navideños, en todos ellos se venden comida, dulces, souvenirs, tiovivos, etc. Aunque cada uno tiene una temática distinta, y aunque puedan parecer siempre lo mismo, es muy divertido conocer los distintos mercados navideños.

Nosotros siempre aprovechamos y comemos en los puestecitos, ya que es más económico que cualquier restaurante y hay comida típica alemana, como los perritos calientes, el curry-wurst, el estofado, los cartuchos de patatas fritas y muchas cosas más.

Bueno se me olvidaba, no os vengáis de Alemania sin probar el Glühwein, o para que lo entendamos, el vino caliente. A nosotros nos gusta más un buen tinto de verano fresquito, pero con el frío que hace en invierno en Alemania es normal que se lo temen caliente. Además, al comprar un vino (o cualquier bebida) pagáis la taza y os la podéis traer de recuerdo ya que en cada ciudad son diferentes o devolverla para que os den el dinero. Como a nosotros no nos gustó mucho el vino, compramos solo las tazas y tenemos una de cada ciudad que hemos visitado.

Ahora si, nos ponemos manos a la obra:

Frankfurt:

Nuestra primera toma de contacto con la navidad alemana fue en Frankfurt. A día de hoy me vienen muchas imágenes que viví allí.

A pesar de ser una gran ciudad llena de rascacielos, guarda un secreto en su interior, la Plaza Römerberg, que es la única parte del casco histórico que conserva la arquitectura tradicional, y donde se encuentra el punto central del gran mercado navideño.

Con más de 200 casetas, y a lo largo de más de 600 metros, el mercado navideño de Frankfurt recorre todo el centro histórico, desde el comienzo de la calle Fahrtor hasta la Plaza Hauptwache.

Nunca antes habíamos visto algo igual, así que os podéis imaginar nuestras caras cuando llegamos por primera vez y vimos es hilera infinita de casetitas con decoración navideña.

En el post de Frankfurt en Navidad, hablamos más detalladamente de los distintos mercados y todo lo que encontraréis en ellos.

Heidelberg:

A poco más de 1 hora en tren desde Frankfurt se encuentra Heidelberg, una ciudad con mucho encanto, en la que hicimos un recorrido exprés, pero al ser relativamente pequeña, conocimos sus mercadillos navideños sin problemas.

La visitamos con la idea de conocer su famoso funicular y el Schloss Heidelberg, pero nos llevamos una grata sorpresa con los mercados navideños.

Esta pequeña ciudad tiene dos mercados navideños, uno en el patio del castillo, ambientado en la época medieval y el principal de la Heidelberger Marktplatz, donde había un tiovivo y juegos para los pequeños.

Solo estuvimos una tarde en la ciudad, pero nos dio tiempo a dar un paseo por el centro y conocer sus mercados navideños.

Nuremberg:

Es una de esas ciudades que se podrían comparar con las típicas postales navideñas. La ciudad en si misma parece sacada de un cuento.

Antiguamente se encontraba rodeada por una gran muralla medieval y, aunque hoy en día solo hay una parte, se puede respirar en su interior un auténtico ambiente navideño.

Hay varios mercados navideños en esta ciudad, pero hay uno que destaca por encima de todos: el Núremberg Christkindlesmarkt, un gran mercado que ocupa la plaza principal, Hauptmarkt, y es uno de los más famosos y visitados de Alemania.

Pero no es el único de la ciudad, hay dos más: el Kinderweihnacht, para los más peques de la casa y el Handwerkerhof Nürnberg, dedicado más a la venta de artesanías y recuerdos.

Nosotros los visitamos todos durante nuestra visita a la ciudad y hablamos de ellos en este post.

Pero no os obsesionéis solo con la Navidad, Núremberg es una ciudad preciosas y con muchas cosas que ver. Además también tenéis que dejar un ratito para visitar el Campo Zeppelin y Coliseo de Núremberg, un pedazito de la época más negra de la historia alemana.

Múnich:

Múnich es una ciudad que nada más pisarla deja huella, y más aun en Navidad, época en la que las ciudades se transforman para celebrar esta bonita época.

Fue de las que más nos gustó del recorrido que hicimos, y es que aparte de acoger uno de los mercados navideños más populares y antiguos de Alemania, la ciudad en sí, está cargada de monumentos y espacios que visitar.

Quizás sea la ciudad con más mercadillos navideños que hemos visitado. Podéis encontrar mercadillos navideños en casi todas las plazas del centro histórico y de los principales barrios cercanos al mismo.

Como todas las ciudades, tienen un mercado principal, y en este caso el más popular, el mercadillo de la Marientplatz, cuyo origen data del siglo XIV. Aunque a nosotros nos gustó mucho el de la Plaza Wittelsbacherplatz, de estilo medieval. Las casetas están decoradas como pequeños castillos y carpas medievales y los trabajadores van vestido de época. Es muy bonito y llamativo.

Pero el que se lleva la palma en Múnich es el mercado que se celebra en el mismo llano del Oktoberfest. Es una auténtica pasada y nada tiene que ver con cualquier otro mercado navideño.

Si tenéis pensado visitar la ciudad y queréis saber más, tenemos un post en el que hablamos de todos ellos, con información más detallada y un mapa donde indicamos donde se encuentran. Apuntadlos bien, y no os dejéis ninguno atrás, son todos una pasada.

Fussen:

Aprovechando nuestra estancia por Múnich, dedicamos un día a visitar unos de los castillos más famosos de Alemania, el castillo de Neuschwanstein, ubicado en Fussen.

Pero la visita no solo se centro en el castillo. Era navidad y no podíamos irnos de Fussen sin conocer su ambiente navideño, así que fuimos en busca de un mercado.

La ciudad cuenta con un mercado navideño en el interior del Monasterio de La Abadía de San Mang, en pleno centro de la ciudad. Nosotros aprovechamos para almorzar algo antes de volver a Múnich, aunque también hay puestos de artesanías.

Colonia:

Decidimos viajar a Colonia de pura casualidad, gracias a una oferta en el Black Friday y como era en Navidad, no dudamos un segundo en coger el vuelo. Además, Alemania para nosotros en Navidad está entre nuestra lista de principales.

Colonia tiene cinco mercados navideños, y si, los visitamos todos, pero hay dos que destacan por si solos, el mercado Weihnachtsmarkt am Kölner Dom, a los pies de la catedral y el “Mercado de los ángeles” con una impresionante pista de patinaje.

No obstante, no podíamos estar en una ciudad con tantas cosas que ver, y solo limitarnos a visitar sus mercados, por eso la pateamos de punta a punta y preparamos un post donde hablamos de todo ello y los mercados navideños.

Viajar a Colonia puede llegar a ser relativamente económico, ya que al menos desde Málaga, hay continuamente vuelos a muy buen precio. Nosotros preparamos nuestro presupuesto de 4 días en Colonia, para ayudaros a haceros una idea de cuánto puede costar vivir la auténtica navidad alemana.

Bonn y Konigswinter:

En la escapada a Colonia dedicamos un día a visitar Bonn y el Schloss Drachenburg de Konigswinter.

Nuestra idea era visitar el castillo y a la vuelta dar un paseo por Bonn y sus mercados, pero lo que no esperábamos, es que el castillo iba a estar custodiado por uno de los mercados más bonitos que hemos visitados.

Sus casetas no tenían nada especial que no hubiera en otros mercados. Pero el ambiente que se respira en ese mercado navideño es totalmente distinto a los demás. Todos los trabajadores van vestidos de época, tanto los del castillo como los del mercado, lo que hace que te transportes cien años atrás.

Fue una experiencia que nunca olvidaremos, ya que aparte de ver este precioso mercadillo, el castillo y los paisajes eran maravillosos.

A la vuelta, paramos en Bonn, ciudad natal de Beehthoven, y también dimos un paseo por los mercados navideños que llenan tres plazas del centro de la ciudad: Münsterplatz, Botterplatz y Friedensplatz, muy cerca unos de otros.

Estas son las ciudades que hemos visitado nosotros, pero cualquier ciudad o  pueblo que visitéis tendrá su mercado navideño. Más grande o más pequeño, pero lo tendrá. Y lo mejor, cada uno es especial.

Esperamos que os sirva de ayuda si viajáis a Alemania en navidad, y si vistáis otra ciudad y sus mercados, dejadnos un comentario con vuestra experiencia y lo apuntaremos para nuestra próxima escapada en navidad a tierras alemanas.

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO:

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos:

Échale un vistazo:

Últimas entradas:

Reserva tu hotel ahora:

Booking.com

Alquila un coche:

Alquila un coche:

Equípate para el viaje:

Deja un comentario

Responsable: Ismael Vázquez Luengo - NIF: 78992409J Dir. postal: C/ Marqués de Estella, Portal 18, Puerta 9 E-mail: isvazlu@gmail.com Tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en viajandoconnael.com estamos tratando sus datos personales, teniendo derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.