Heidelberg, una ciudad llena de historia a un paso de Frankfurt

Uno de los días que pasamos en Frankfurt durante nuestro viaje a Alemania en Navidad decidimos hacer una excursión a Heidelberg, ya que habíamos leído maravillas sobre esta ciudad, y la verdad, leímos bien.

Después de pasear por el centro de Frankfurt y visitar la ciudad se nos ocurrió hacer una pequeña excursión a Heidelberg, y allí que fuimos. Corriendo como si no hubiese un mañana, llegamos hasta la Frankfurt Main Hb, compramos los billetes de tren y nos fuimos a visitar una ciudad conquistada por el romanticismo.

Solo la postal que nos regaló la puesta de sol desde el Puente antiguo que cruza el río Neckar con el castillo de fondo, mereció la pena visitar Heidelberg. Aunque no fue lo único que nos sorprendió gratamente.

Heidelberg

Heidelberg, situada en Alemania, es una ciudad encantadora, atravesada por el río Neckar, con un famoso y maravilloso casco histórico, y un castillo que se encuentra parcialmente en ruinas, el Heidelberg Castle, y que puede verse desde la mayor parte de la ciudad. 

¿Cómo llegar a Heidelberg desde Frankfurt?

Si vas a visitar Frankfurt durante varios días, apunta Heidelberg como posible destino. Está relativamente cerca de Frankfurt y el trayecto es de apenas una hora.

Para llegar a esta maravillosa ciudad, lo más cómodo y por lo que nosotros optamos es coger un billete de tren desde Frankfurt a Heidelberg, aunque alquilar un coche es también una buena opción.

La distancia entre ambas ciudades es de 78km y la duración del trayecto es de 1h 09min aproximadamente. La compañía que opera el trayecto es Deutshe Bahn.

Hay trenes cada media hora aproximadamente, desde las 06:00 de la mañana hasta las 23:20h, que es el último tren.

El precio del billete de tren puede variar mucho dependiendo del día y la hora, pero normalmente el precio es de 19,70€ por trayecto.

Para comprar los billetes de tren en la estación central de Frankfurt hay dos opciones: las máquinas y los mostradores.

Nosotros compramos los billetes de ida y vuelta en los mostradores.

¿Por qué? La verdad, no nos aclarábamos muy bien con la máquina y preferimos ir a lo seguro.

Si os manejáis bien con el idioma y estáis acostumbrado a sacar billetes, es más rápido y cómodo hacerlo a través de las maquinas.

El único inconveniente de sacarlo a través de los mostradores, es que hay que esperar turno, pero la verdad, va bastante rápido porque hay muchos dependientes y el trato fue muy agradable.

Otra opción es sacarlo por internet. Eso sí, el precio es el mismo en todas las formas.

A la hora de comprar el billete, tenéis que estar atento a que sea directo, ya que hay algunos con escala.  Aunque en las escalas normalmente solo hay que bajarse del tren y subirse justo en el de enfrente, es más cómodo coger el tren que va directo y no tener que estar preocupado y atento en la estación que hay que hacer escala.

Qué ver en Heidelberg: Visita exprés.

Heidelberg

Nosotros solo pudimos disfrutar de la ciudad durante un día, o mejor dicho unas horas, ya que llegamos sobre las doce del mediodía y nos tuvimos que volver sobre las siete de la tarde. Pero bueno, menos en nada.

No obstante, nos dio tiempo a dar un buen paseo por la ciudad y disfrutar del funicular, su castillo, el casco histórico, etc.

CONSEJO:

Si podéis, quedaros una noche, ya que es una ciudad con muchas cosas para ver y un día se hace muy corto, aunque para una excursión está bien. Nosotros lo pasamos genial.

Ahora vamos a hacer un repaso de todo lo que vimos en nuestra visita a Heidelberg.

Subir al funicular más moderno de Alemania y a uno de los más antiguos del mundo:

Nada más llegar a la parada de trenes, fuimos directos a coger un bus para llegar hasta el centro histórico, en busca del funicular que sube hasta el castillo en ruinas y desde el cual se puede disfrutar de unas vistas únicas de la ciudad.

Heidelberg

El funicular cuenta con cuatro estaciones. La Station Kornmarkt es la estación que se encuentra en el centro histórico de la ciudad y desde la cual se coge el funicular para subir hacia las otras tres estaciones.

Dentro de este recorrido hay dos funiculares. Por un lado está el funicular más moderno de toda Alemania, abierto por primera vez en 2004, enlazando con el primer funicular eléctrico de la historia, de 1907, con capacidad para 50 personas, que nos lleva a la última estación del recorrido.

Funicular HeidelbergFunicular Heidelberg

La primera estación como hemos dicho es la Konmarkt. Ahí se coge el funicular moderno hasta la Station Castle y la Station Molkenkur. En esta última se encuentra el funicular más antiguo del mundo que sube hasta el punto más alto, la Station Königstuhl o Silla del Rey, punto de inicio de varias rutas de senderismo.

Cuando compras el billete tienes que elegir si quieres solo subir en el funicular moderno o si quieres montarte en ambos.

Nosotros subimos solo en el funicular moderno ya que no teníamos mucho tiempo y preferíamos ver el castillo y dar un paseo por la ciudad, pero tiene que ser muy bonito subir hasta lo más alto del monte, y además en el primer funicular eléctrico de la historia.

El precio del primer funicular es de 7 euros ida y vuelta e incluye la visita a los jardines del castillo.

Nosotros subimos hasta la Station Molkenkur para ver el antiguo funicular y las vistas a la ciudad y bajamos de nuevo hasta la parada del Castillo.

Heidelberg

Subir al castillo de Heidelberg:

El Schloss Heidelberg, como se le conoce en alemán, se encuentra justo encima del casco histórico de la ciudad, en el monte Königstuhl.

Como si de un castillo de cuento de hadas se tratase, el rojizo de la fachada destaca entre la frondosa arboleda verde de la colina Königstuhl. Postrándose como rey y señor de su ciudad.Castillo Heidelberg

Aunque una parte del castillo este en ruinas, el castillo de Heidelberg es un punto obligatorio de visitar si vas a la ciudad y prueba de ello son los cerca de un millón de visitantes que recibe al año.

Se cree que data de 1225, cuando los Condes Palatinos se instalaron en Heidelberg. Desde su construcción, sufrió mucho deterioro durante las guerras, pero fueron dos rayos los que en 1764 terminaron destruyéndolo y dejándolo en las condiciones que hoy día se encuentra.Castillo HeidelbergCastillo HeidelbergTras parar en la estación del castillo del funicular, dimos un paseo por los jardines del palacio, admirando la belleza de la rojiza fachada y las vistas al río Neckar y dimos un pequeño paseo por el mercado navideño instalado en la entrada al castillo.

Como teníamos el tiempo contado, no pudimos entrar al palacio y al museo de la farmacia (visitas que necesitan una entrada a parte), pero por el simple hecho de pasear por sus patios y las vistas a la ciudad mereció la pena subir.

Vistas Castillo Heidelberg Castillo HeidelbergPara subir al Castillo hay tres opciones. Subiendo con el funicular hasta la Station Castle, andando o en autobús (Nº 33).

La entrada al castillo incluye también el funicular. Por lo tanto, si queréis hacer el camino andando y dar un paseo, podéis subir en el funicular y bajar luego dando un paseo.

El precio de la entrada es de 7€ para los adultos y 4€ la entrada reducida, incluyendo la visita al Castillo y el funicular.

El horario del castillo es de lunes a domingo de 08:00 a 18:00, aunque el último pase se hace a las 17:30. El 24 y 31 de diciembre abre hasta las 13:00 y el 25 de diciembre permanece cerrado todo el día.

En cambio, el palacio y el museo de la farmacia tiene un horario distinto. Del 1 de abril al 31 de octubre abre de lunes a domingos de 10:00 a 18:00 con el último pase a las 17:40, y del 1 de noviembre al 31 de marzo abre de lunes a viernes de 10:00 a 17:30 con el último pase a las 17:10. Exceptuando el 24 y 31 de diciembre que cierra a las 13:00 y el 25 de diciembre que cierra durante todo el día.

Farmacia castillo Heidelberg

Paseo por la Haupstrasse y el Altstadt o casco histórico:

Como buena ciudad alemana que es, en época navideña presta su centro histórico para que sea el centro de la navidad de la ciudad. Y eso fue lo que nos encontramos. Y para que nos vamos a engañar, es lo que íbamos buscando.

Dimos un pequeño paseo por la calle más famosa de Heidelberg, la Haupstrasse, repleta de comercios a todo su largo y la Marktplazt, donde había un mercado navideño.

Heidelberg

Aunque no pudimos disfrutar bien de todos los monumentos del casco histórico, nos lo pasamos en grande en el mercado navideño.

Castillo Heidelberg

Cruzar el Puente Carlos Teodoro:

Conectando las dos orillas de la ciudad formadas por el río Neckar, el Puente viejo, como se le conoce popularmente, se erige majestuoso formando una de las imágenes más conocidas de la ciudad.

Ya era tarde y se estaba poniendo el sol cuando terminamos de dar un pequeño paseo por el casco histórico y fuimos directos a ver el puente. Compramos un crepes en la Marktplazt y sin saberlo, nos dirigimos a contemplar una de las postales más bonitas que nos regaló el viaje a Alemania.

Con el sol a medio caer en el horizonte, despidiéndose del pueblo alemán hasta el siguiente día, atravesamos las dos torres que hacen de puerta al inicio del puente.

Puente Carlos Teodoro

Como si hubiésemos cruzado una puerta mágica, entramos en el puente de día y salimos de noche. A cada paso que dábamos acercándonos al otro lado del puente, el sol perdía más fuerza dejando paso a la noche, regalándonos una puesta de sol que difícilmente olvidaremos.

Heidelberg

Cuando llegamos al final ya era completamente de noche y no pudimos tomar buenas fotografías del puente con el castillo de fondo, pero como dicen, no se puede estar en misa y repicando.  Además, siempre hay que dejar algo por ver para tener un motivo para volver.

Heidelberg en Navidad:

Nosotros tuvimos la suerte de visitar Heidelberg en Navidad y disfrutar de los diferentes mercadillos navideños que instalan en la ciudad.

Heidelberg Navidad

El ambiente navideño que se respira en la ciudad es palpable desde el momento que llegas al Altstadt, todo lleno de luces envolviendo sus calles, puestos navideños de madera, árboles de navidad, villancicos, e incluso una pista de patinaje sobre hielo.

Heidelberg cuenta con cinco mercadillos de Navidad: cuatro situados en las plazas más famosas de la ciudad y otro pequeño mercado situado en el castillo. 

Las distintas plazas en las que están situados los mercados son: Marktplatz, la plaza del Mercado; Kornmarkt, la plaza del grano; Karlsplatz, la plaza de Carlos y Universitätsplatz, la plaza de la Universidad.

Navidad HeidelbergMercado navideño Heidelberg

En todos los mercados podemos encontrar productos artesanos, souvenirs, decoraciones navideñas, productos típicos de la zona, así como puestos gastronómicos.

Por otro lado, en los jardines del castillo de Heidelberg, podéis ver un mercado, que a pesar de ser pequeño, es muy acogedor y cuenta con unas preciosas vistas de la ciudad, sobre todo del puente el río Neckar.

Mercadillo navidad castillo Heidelberg

Para los más golosos, los mercados de Navidad en Alemania están llenos de dulces. Hay distintos puestos de crepes, panes de jengibre con motivos navideños, gofres, etc.

Como ya he dicho, solo tuvimos un día para ver Heidelberg, ya que nos teníamos que volver ese mismo día a Frankfurt, por lo que no tuvimos suficiente tiempo para entretenernos y ver todos los puestecitos y mercados al detalle. Eso sí, no nos vinimos de Heidelberg sin comprar una nueva taza de vino caliente para nuestra colección, como ya hicimos en los mercadillos de Frankfurt y haríamos en todas las ciudades que visitamos.

Mercadillo Heidelberg

Horarios de los mercados navideños en Heidelberg:

Los mercados de la ciudad están abiertos desde el 25 de noviembre hasta el 22 de diciembre.

El horario es de lunes a sábado: 10:00h a 21:00h, y domingos de 11:00h a 21:00h.

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO:

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos:

Échale un vistazo:

Últimas entradas:

Reserva tu hotel ahora:

Booking.com

Alquila un coche:

Equípate para el viaje:

Deja un comentario

Responsable: Ismael Vázquez Luengo - NIF: 78992409J Dir. postal: C/ Marqués de Estella, Portal 18, Puerta 9 E-mail: isvazlu@gmail.com Tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en viajandoconnael.com estamos tratando sus datos personales, teniendo derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.