El Schloss Neuschwanstein, como se le conoce en alemán, es uno de los castillos más visitados del país bárbaro, e incluso de Europa, con más de 1 millón y medio de visitantes al año.

Por el nombre puede que no os suene, pero al ver la foto ¿no os parece familiar?

Deteneos un momento y pensad.

¿A qué castillo tan famoso se parece?

Castillo de Neuschwanstein

Una pequeña pista: aparece al comienzo de muchas películas…

Efectivamente, es el Castillo de la Bella Durmiente, y es que, Walt Disney se inspiró en este castillo para darle un hogar a la pequeña Bella Durmiente y usarlo como emblema principal de su empresa.

Y ahora que sabéis que el castillo de Disney, el auténtico, existe, ¿no os ha entrado ganas de conocer más sobre él y visitarlo?

Pues vamos al lío.

Un poco de historia sobre el Schloss Neuschwanstein:

Castillo de Neuschwanstein

Si ya de por si llama la atención visitar este castillo al ser una de las imágenes más conocidas en el mundo del cine, las ganas aumentan al conocer la historia del que debería haber sido su dueño.

El castillo fue mandado a construir por Luis II de Baviera, más conocido como el “Rey Loco”.

Puede que hayáis oído hablar antes de él, y es que Luis II ha sido uno de los reyes más característicos de la historia. Deseaba vivir en sus propios sueños y fantasías, e incluso odiaba tener que hacerse cargo de la corona, algo a lo que tuvo que hacer frente con apenas 18 años y que le marcó el resto de su vida.

Luis II, vivía en el castillo de su padre, Maximiliano II, en el Schloss Hohenschwangau, pero él deseaba tener su propio castillo y por eso, en 1868 mandó a construir su propio castillo, justo frente al de su padre, que en un principio llevaría el mismo nombre, pero que tras su muerte fue bautizado con el nombre por el que se le conoce hoy en día, Schloss Neuschwanstein.

Schloss HohenschwangauSchloss Hohenschwangau

Junto a este, también ordenó construir el Palacio de Herrenchiemsee, en la isla del Lago Chiemsee y el Palacio de Linderhof.

Se obsesionó de tal manera con los castillos y palacios, que quedó arruinado y sus familiares y políticos no tuvieron otra opción que darle por loco (de ahí su apodo) y destituirlo del cargo.

Y si antes decía que la historia del que “debería haber sido su dueño” era llamativa, es porque el “Rey Loco” solo pudo disfrutar durante cinco meses su ansiado castillo, ya que, cuando por fin se instaló en él, lo trasladaron a otro castillo, donde murió en extrañas circunstancias a los tres días de llegar.

Tan solo siete semanas después de su muerte, sus sucesores decidieron abrir el castillo al público para pagar las deudas que dejó.

Llegar al Castillo de Neuschwanstein desde Múnich:

Castillo de Neuschwanstein

A poco más de 120 Km de Múnich, el Schloss Neuschwanstein, es probablemente el castillo más visitado de toda Alemania.

Nosotros, al igual que muchos de los turistas que viajan a Múnich, decidimos dedicar un día a visitar esta preciosidad arquitectónica en plena naturaleza.

Hay infinidad de formas de llegar; alquilando un coche, en autobús, en tren, etc. Nosotros fuimos en tren, ya que era la opción más cómoda y económica.

¿Conocéis el Bayern-Ticket?

El Bayer-Ticket es un billete de tren con el cual podemos movernos por toda la región de Baviera (e incluso algunos puntos fronterizos) durante un día sin límite de uso. Su precio dependerá del número de pasajeros (un máximo de cinco) y la clase, pudiendo elegir entre primera o segunda. Siempre es mucho más económica esta opción que comprarlo por separado, incluso si es para una única persona.

El primer pasajero son 23€, y por cada acompañante extra son 5€. Como nosotros éramos cuatro nos costó 38€, ida y vuelta.

Desde Múnich fuimos hasta Füssen en tren y justo al lado de la estación de trenes, se coge un autobús que sube hasta Hohenschwangau, el pequeño pueblo donde se encuentran ambos castillos.

El autobús no tiene pérdida, además, os daréis cuenta que muchos de los que se bajan del tren irán, como vosotros, directos al autobús. Tenéis que bajaros en la parada “Hohenschwangau Neuschwanstein Castles, Schwangau”. El bus os dejará muy cerca de donde se compran las entradas y de ahí tendréis que subir al castillo.

Para subir hasta el Castillo de Schloss Neuschwanstein hay tres opciones: A pie, un paseo de unos 40 minutos, en carruaje de caballos (siempre que no llueva o nieve) o de nuevo en autobús. Tanto los carros de caballos como el autobús se cogen frente a las taquillas y no dejan en la misma puerta del castillo, sino a unos 5 o 10 minutos andando. El precio del carruaje de caballo es de 6€ la subida y 3€ la bajada. El precio del bus es de 1,80€ la subida, 1€ la bajada o 2,60 ida y vuelta.

Nosotros subimos en bus y bajamos andando, ya que la bajada no se hace pesada y  pocas veces más podremos disfrutar de un paisaje tan bonito y único.

Visita al castillo:

Castillo de Neuschwanstein

Como he dicho antes, las entradas se compran antes de subir al castillo. Las taquillas, Ticketcenter, se encuentran a pies de la montaña, no tienen pérdida. Pero estad atentos, ya que una vez arriba en el castillo no se pueden comprar las entradas.

A la hora de comprar las entradas hay dos opciones. Se puede comprar una entrada para cada castillo por separado, o bien comprar una entrada conjunto para visitar ambos castillo, ahorrando algo de dinero.

Una vez tengáis las entradas, no os entretengáis mucho y subid al castillo, ya que cada entrada es para una visita guiada determinada y si llegáis tarde no podréis entrar. Si no recuerdo mal, en la entrada pone vuestro hora de visita y a la entrada al castillo hay una pantalla donde indica el horario de entrada.

Las visitas son en inglés y alemán, pero hay audioguías en español.

Si el castillo impresiona por fuera, por dentro no os dejará indiferente. Parece reproducir exhaustivamente todos los sueños que tenía Luis II en su cabeza. 

Por otro lado, si algo tiene de especial este castillo son las vistas que tiene y la naturaleza que le rodea, por eso no os podéis ir de allí sin subir a la colina y sacar una de las fotografías más famosas de Baviera.

Castillo de Neuschwanstein

Para ello, cerca de donde para el bus, hay un puente que permanece abierto siempre y cuando las condiciones climatológicas lo permiten, no obstante, si cuando vayáis está cerrado, como fue nuestro caso, hay un pequeño saliente en la montaña desde donde podréis disfrutar de estas magníficas vistas con los Alpes Suizos de fondo.

Horarios y precios de la visita:

Castillo de Neuschwanstein

El horario para comprar las entradas es de 8:00 a 17:00 del 24 de marzo al 15 de octubre y de 9:00 a 15:00 del 16 de octubre al 23 de marzo.

El horario para las visitas al Castillo de Neuschwanstein es de 9:00 a 18:00 del 24 de marzo al 15 de octubre y de 10:00 a 16:00 del 16 de octubre al 23 de marzo.

El precio de la entrada es de 13€ y 12€ reducida. Para los menores de 17 años (incluidos) la entrada es totalmente gratuita. Si queréis visitar los dos castillos el precio es de 25€ la entrada general y de 23€ la reducida.

Para aprovechar al máximo el viaje, visita express a Füssen:

Mercado navideño Füssen

No queríamos despedirnos tan pronto de Füssen, así que aprovechando que fuimos en época navideña, almorzamos en los mercados navideños y dimos un paseo por el centro.

Como la mayoría de los pueblos alemanes, Füssen tiene ese encanto característico alemán.

Mercado navideño Füssen

Somos unos enamorados de los pueblos y aldeas pequeñas, incluso, nos gusta más visitar pueblos más pequeños y tradicionales que las grandes ciudades repletas de personas, coches, ruidos, aglomeraciones, etc. Por eso decidimos tomarnos un respiro de la gran ciudad de Múnich y dar un agradable paseo por este pequeño, pero a la vez, llamativo pueblo perteneciente a la región de Baviera.

No te quedes con ninguna duda, pregúntanos: