Casas del Onyar o Casas colgantes de Girona

Qué ver en Girona en un día, una ciudad de serie

Girona es una ciudad única, una mezcla de muchas cosas y todas buenas. Una ciudad llena de color, historia, callejones empedrados, monumentos y una muralla que te quita el hipo. Os preguntáis ¿qué ver en Girona en un día?Pues quedaros por aquí, porque habéis llegado al lugar idóneo para resolver esa pregunta, pero antes os voy a explicar cómo llegué a conocer esta preciosa ciudad.

Catedral de Girona

Hay pequeños regalos que la vida te va dando y es imposible decirles que no. Mi viaje a Girona se puede decir que fue uno de esos regalos de la vida. Como buen fan de Juego de Tronos, llevaba un tiempo pensando visitar Girona para conocer los escenarios de esta famosa serie, pero entre una cosa y otra nunca nos decidíamos.

Un día de verano, después de volver de la playa con mi madre y mi abuela, esta última, me dijo: Ismael, ¿tu vendrías conmigo a Gerona para visitar a mi hermana? Ea, ya me lo había dicho tó. Pues claro abuela, ¿cuándo quieres ir?, fue mi respuesta. 

Ella me dijo que cuando yo pudiera, que no tenía prisa. Lo que no esperaba es que a los veinte minutos tuviera los vuelos buscados y comprados. 

A los tres meses estábamos en un avión mi abuela, mi hermano (que se apunta a una ronda de aspirinas) y yo destino a Barcelona. Nunca se me olvidará ese momento. Viajando con mi abuela y mi hermano. Esto es uno de esos regalos que da la vida.

Alquilamos un coche para ir desde el aeropuerto de Barcelona hasta Palafolls (donde vive la hermana de mi abuela) para que no se le hiciera el camino tan pesado a mi abuela. 

Fue un viaje muy corto, de un fin de semana, pero el tiempo está para disfrutarlo, así que al día después de llegar, mi hermano y yo aprovechamos que teníamos el coche y fuimos a visitar Girona. La idea era llegar temprano y aprovechar para ver Girona en un día.

Catedral de Girona

Nos levantamos, desayunamos y cogimos carretera. A las once más o menos ya estábamos en Girona. Había leído y visto unas fotografías preciosas de la ciudad y tenía unas ganas enorme de conocerla.

Dónde aparcar en Girona

Si vais en coche, os surgirá la misma pregunta que a mí en su día ¿Dónde aparco el coche en Girona?

Los días antes del viaje busqué aparcamientos en Girona bicheando con el Google Maps y encontré algunos aparcamientos gratuitos.

En el barrio de Devesa-Güell, junto al Parque de la Devesa, hay dos aparcamientos bastantes amplios a unos diez minutos andando del centro. En Carrer Koaquim Vayreda y en Calle del Río Güell.

Yo aparqué en el barrio Eixample, en Carrer Cor de María, a diez minutos andando  de la Plaça de Catalunya, el primer punto que tenía marcado en el mapa. Era zona azul, pero al ser día festivo no había que pagar y aprovechamos para dejar aquí el coche.

Ya teníamos el coche aparcado y solo nos faltaba conocer Girona.

Qué ver en Girona

Girona es una ciudad llena de historia y para ir abriendo apetito, ya os digo que hay una infinidad de cosas que ver en Girona. 

Catedral de Girona

Me atrevería a incluirla dentro de las ciudades más bonitas de España, o al menos a mí, me encanto. Ya sabemos que esto de los gustos es muy relativo.

Cuando cruzas el río Onyar y llegas al Barri Vell (o Barrio Viejo) y empiezas a caminar por los callejones estrechos, parece que has entrado en agujero negro que te ha llevado miles de años atrás. De buenas a primeras estás caminando por una ciudad medieval y no te has dado ni cuenta.

Pero bueno, me dejo de cháchara, (que no quiero hacer ningún spoiler) y voy a lo importante.

Catedral de Girona

Habéis llegado hasta aquí para hablar de qué hacer en Girona y como siempre os voy a describir paso a paso la ruta que seguí y todo lo que ver en Girona ciudad. 

NO TE PIERDAS POR LA CIUDAD

Como siempre me gusta hacer en este tipo de ruta andando, os dejo un mapa con todos los puntos que visitamos en la ruta para que nos os perdáis en vuestra visita a Girona y cada vez que hable de un lugar os dejaré el enlace a Google Maps para que podáis localizarlo mientras estáis conociendo Girona.

Plaça de Catalunya

El punto de partida fue la Plaça de Catalunya, puerta de entrada al casco histórico de Girona.

Sinceramente, no hay nada que destaque y es una simple plaza, pero desde aquí hay unas vistas muy bonitas del puente de Piedra con las casas del Onyar al fondo.

Puente de Piedra o Puente de Isabel II

El río Onyar divide la ciudad de Girona en dos partes, y para cruzar de un lado a otro, son varios los puentes que unen ambas partes de la ciudad, pero hay un puente que destaca sobre los demás: el Puente de Piedra.

Este puente, también conocido como Puente de Isabel II, se construyó en 1849 para sustituir el antiguo puente medieval que conectaba ambas partes de la ciudad. 

Puente de piedra Girona

Muchas veces, la mejor forma de ver algo es alejándose ¿verdad? La mejor perspectiva para ver el Pont de Pedra se consigue desde la Plaça de Catalunya con las casas colgantes del Onyar al fondo, así que antes de acercaros os aconsejo tomar unas fotos desde la plaza.

Cuando nosotros visitamos Girona, sobre el puente de Piedra había instalado una especie de mercadillo artesanal y aunque no pudimos verlo despejado, si que le daba cierto ambiente. 

Junto al puente está la Oficina de Turismo de Girona. Podéis aprovechar para coger algún mapa o más información de la ciudad.

Plaça del Ví

Entrando por la calle que hay justo frente al río llegamos a la Plaça del Vi, donde se encuentra el Ayuntamiento de Girona, el Teatro Municipal y el antiguo Palacio de la Generalitat.

Esta plaza fue durante muchos años lugar de residencia de la alta nobleza de la ciudad,  y siempre ha estado muy ligada a la vida política (cosa que nos quedó bastante clara cuando llegamos y todos los balcones colgaban esteladas)

Plaça del Ví Girona

Actualmente se la conoce como Plaza del Vino (o Plaça del Ví en catalán) pero no siempre se llamó igual. A lo largo de su historia esta plaza a sido bautizada de muy distintas maneras e incluso ha repetido nombre alguna vez. Hasta que finalmente, en 1975 se estableció de forma definitiva su nombre actual.

Al final de la plaza entramos a mano izquierda por Carrer d’Abeuradors y subimos por Rambla de la Llibertat en busca del siguiente punto de la ruta.

Puente del Hierro o Pont de les Peixateries Velles

Subiendo por Rambla de la Llibertat dimos casi sin querer con lo que estábamos buscando, el Puente del Hierro, uno de los lugares que ver en Girona.

Este puente está algo escondido, así que os voy a explicar bien dónde está para que lo podáis encontrar, porque es uno de los lugares para visitar en Girona que merece mucho la pena.

Casas del Onyar o Casas colgantes de Girona

Mientras camináis por Rambla de la Llibertad tenéis que estar atentos a un pequeño callejón a mano izquierda desde el que se pasa a el puente del Hierro. Es un callejón con una entrada muy estrecha así que tendréis que estar atentos, aunque si os fijáis bien, seguro que hay bastante gente entrando y saliendo.

Este Puente del Hierro, o Pont de les Peixateries Velles o Puente de Eiffel (si, tiene tres nombres) es uno de los puentes más conocidos de Girona y uno de los puntos más fotografiados de la ciudad.

SABÍAS QUE…

Este puente fue construido por Gustave Eiffel, el mismo que diez años después hizo la mítica Torre Eiffel de París. De ahí que se le conozca como el puente de Eiffel. 

Seguro que buscando información sobre Girona habéis visto fotografías de casas colgantes sobre un río, ¿verdad? Pues bien, esas fotografías suelen estar tomadas desde este puente o el Puente de Sant Agustí y vosotros podréis hacer la vuestra.

Casas del Onyar o Casas colgantes de Girona

Las vistas desde este puente son una auténtica postal y me podría haber pegado toda la mañana haciendo fotos sin parar de las Casas del Onyar de Girona.

Este conjunto de casas colgantes con sus fachadas coloridas son una de las imagenes de la ciudad y uno de los lugares más famosos que ver en Girona.

Casas del Onyar o Casas colgantes de Girona

Estos edificios se comenzaron a construir sobre la muralla medieval que protegía la ciudad con una sola planta, pero con el paso del tiempo los propietarios fueron construyendo más plantas hasta dar como resultado este arcoíris de fachadas sobre el río.

Nosotros vimos las Casas del Oñar desde el puente de Piedra y desde el puente de Eiffel, pero también podéis verlas desde el pont d’en Gómez y el Pont de Sant Feliú.

Casas del Onyar o Casas colgantes de Girona

Nosotros ya no fuimos a esos puentes porque se iba a hacer tarde y había muchas más cosas que ver, pero si estáis más días por la ciudad, puede ser buena idea acercarse a los demás puentes para tener otra vista del río y las casas colgantes.

Después de hacer algunas fotillos volvimos al camino. Todavía nos quedaba por visitar los lugares más bonitos de Girona.

El Call, el Barrio Judío de Girona

La cosa se iba poniendo interesante. 

Desde el Pont de les Peixateries Velles subimos por Carrer de l’Argenteria (una prolongación a la Rambla de la Llibertat) para  meternos en pleno corazón de El Call, el antiguo barrio Judío de Girona, para mi, uno de los lugares que visitar en Girona imprescindibles.

El Call, el Barrio Judío de Girona

A estas calles y callejones me refería antes cuando os decía que da la sensación de entrar en un agujero negro que te lleva a cientos de años atrás.

Aquí lo mejor es pasear y perderse por estas preciosas calles. Ir de un lado para otro y sobretodo, entrar en todos los callejones que veáis porque no tienen desperdicio. Juraito. 

El Call, el Barrio Judío de Girona
El Call, el Barrio Judío de Girona

Es un barrio muy pequeño y no está marcado donde empieza y donde acaba, pero para que no os sea difícil encontrarlo, os lo he marcado en el mapa del comienzo.

Uno de los callejones que os recomiendo es el que hay en Carrer de la Força. Conforme vais subiendo hay unos pequeños callejones con escaleras que son una maravilla. Nosotros estuvimos un buen rato haciendo fotos por estos callejones y nos quedamos enamorados de las calles empedradas de El Call.

El Call, el Barrio Judío de Girona

Sinceramente, nos habríamos quedado un rato más por estas calles, pero solo teníamos un día para visitar Girona y teníamos que exprimirlo al máximo.

Casa Masó de Girona

Volvimos tras nuestros pasos y nos desviamos en Carrer de les Ballesteries dónde se encuentra la entrada a la Casa Masó, otra de las cosas para ver en Girona.

Casa Masó Girona

Antes os decía que las Casas del Onyar dibujan un arcoíris de colores, pero siempre hay una excepción. La Casa Masó es esa excepción. Su fachada rompe la armonía de las casas coloridas.

SABÍAS QUE…

La Casa Masó es la obra maestra de Rafael Masó y su fachada mantiene el color blanco original con las ventanas en azul y las persianas amarillas.

Casas del Onyar o Casas colgantes de Girona

Nosotros no pudimos entrar porque al ser festivo estaba cerrada, pero merece la pena, porque es la única casa del río Oñar que se puede visitar y en el interior se puede ver cómo el arquitecto fue capaz de aunar cuatro casas que en principio estaban a distinto nivel y ahora está nivelada.

El precio de la Casa Masó de Girona es de 6€ la entrada individual, 5€ con carnet Joven y 3€ la  entrada reducida (discapacitados, estudiantes, pensionistas, jubilados y parados)

La Casa Masó abre todos los días de la semana, excepto festivos. Los domingos y lunes está abierta para grupos de un mínimo de 20 personas y de martes a sábado se realizan visitas guiadas (con un máximo de 8 personas) por la mañana y por la tarde (con un horario fijo). Si estáis interesados en hacer una visita guiada desde su web recomiendan llamar  o mandar un correo para reservar la cita.

La verdad es que nos quedamos con las ganas de entrar, pero sabíamos que estaba cerrada y nos acercamos a la fachada para conocerla y al menos quitarnos esa espinita.

Basílica de San Felix

Seguimos por Carrer de les Ballesteries hasta el cruce con Pujada de Sant Feliu por dondesubimos para llegar a laBasílica de San Félix, antigua Catedral de Girona, un punto muy importante que ver en Girona en 1 día.

SABÍAS QUE…

La Basílica de San Felix guarda en su interior ocho sarcófagos paganos y paleocristianos que se pueden ver. 

Se puede entrar de forma gratuita hasta un pequeño recibidor desde el que se ve algo del interior de la Basílica pero para entrar al completo y visitarla hay que comprar una entrada.

Los precios de la entrada de la Basílica de San Feliu son: 

  • 7€ la entrada general, con audioguía.
  • 5€ la entrada reducida (jubilados y estudiantes), con audioguía.
  • 1,20€ para menores de 16 años.
  • Gratis para menores de 7 años y nativos/residentes de Girona. 

Las entradas incluyen la visita a la Basílica de Sant Feliu y la Catedral de Girona. Podéis comprarla en cualquiera de los dos monumentos y visitar ambos.

Catedral de Girona

Y de repente, como por arte de magia, empezó a sonar en mi cabeza una de las cabeceras más famosa de la pequeña pantalla.

Ahí estábamos, camuflados entre los cientos de pueblerino de Desembarco del rey que admiraban la escena, frente a las escalinatas que subían hasta el Gran Septo de Baejor. En lo más alto, la Reina Margaery estaba a punto de enfrentarse al camino de la vergüenza.

Ei, espera, espera.

Acabada de despertar de un sueño y estaba de vuelta en la vida real. Pero el escenario seguía siendo el mismo (o casi el mismo).

Catedral de Girona

Bueno, para los que no sepáis de qué hablo (no, no me he vuelto loco), la Catedral de Girona es uno de los escenarios de la sexta temporada de Juegos de Tronos, y al encontrárnosla de frente parecía que estaba dentro de la serie.

ESCENARIOS DE JUEGOS DE TRONOS

Aficionados a Game of Thrones, os tengo un regalazo. A partir de aquí, casi todo lo que visitamos formó parte de los escenarios de la serie.

La Catedral de Girona está en cualquier lista de sitios para visitar en Girona, y para mi era una de las principales razones por las que tenía tantas ganas de conocer esta ciudad. 

Y no me defraudó. 

Catedral de Girona

La Catedral de Santa María de Girona (como se llama realmente) se construyó entre los siglos XI y XVIII, mezclando dos estilos bien marcados: el románico en el claustro y la torre de Carlomagno y el Barroco en la fachada y la escalinata. 

SABÍAS QUE…

La nave de la Catedral de Girona es el espacio gótico abovedado más ancho del mundo con 23 metros.

La Catedral está construida en la parte más alta de la ciudad y para llegar hasta ella hay que subir la escalinatas desde la Plaza de la Catedral de Girona hasta la Catedral. La vista desde abajo de los escalones de piedra hasta llegar a la fachada plana de la Catedral, le dan una profundidad que la hace más llamativa si cabe. 

Los precios de visita de la Catedral de Girona son: 

  • 7€ la entrada general, con audioguía.
  • 5€ la entrada reducida (jubilados y estudiantes), con audioguía.
  • 1,20€ para menores de 16 años.
  • Gratis para menores de 7 años y nativos/residentes de Girona.

CONSEJO

Recordad que las entradas incluyen la visita a la Catedral de Girona y la Basílica de Sant Feliu. Si compráis la entrada a la Catedral, podéis visitar también la basílica.

Pujada de la Catedral y Carrer de la Força

Desde la Catedral quisimos dar una vuelta por las calles de alrededor y en vez de bajar por la escalinata, bajamos por Pujada de la Catedral, una de las calles más bonitas de Girona, me atrevería a decir. Es un pequeño callejón con escalones de piedras que hay a la izquierda de la Catedral, y merece mucho la pena pasar por ahí. 

Este callejón llega hasta Carrer de la Força, calle que conecta directamente con la Plaza de la Catedral.

Pujada de la Catedral y Carrer de la Força

A mi me encanta perderme por las calles de las ciudades y pueblos que visito. Es de las cosas que más me gusta hacer cuando viajo y estas dos calles son el mejor ejemplo de este pequeño hobby. 

Podríamos haber bajado directamente por la escalinatas, pero no habríamos conocido estas dos calles. Yo las incluiría dentro de la lista de cosas que hacer en Girona.

Monasterio de Sant Pere de Galligans

Pasamos de nuevo por la Plaza de la Catedral de Girona en busca del siguiente punto que teníamos marcado en el mapa, el Monasterio de Sant Pere de Galligans, uno de los lugares que ver en Girona ciudad.

El monasterio de San Pedro de Galligants, es una antigua abadía del que solo quedan la iglesia y el claustro. Aunque no se sabe con exactitud en qué año se comenzó a construir, se piensa que ya existía en la primera mitad del siglo X. 

Monasterio de Sant Pere de Galligans

Íbamos decididos a ver el interior porque es otro de los escenarios de Juegos de Tronos, pero cuando llegamos acababa de cerrar. Fallo nuestro de no ver el horario especial de los días festivos. 

Así que, para que no os pase como a nosotros, el horario del Monasterio es de martes a sábado de 10:00 a 18:00, domingos y festivos de 10:00 a 14:00 y lunes cerrados.

Plaça dels Jurats y Puente de Galligans

El próximo punto que visitamos está justo alado del Monasterio y se trata de la Plaça Dels Jurats, una simple plaza de estilo medieval, pero que también fue parte del decorado de Juegos de Tronos en Girona.

Plaça dels Jurats Girona

Lo que conecta el Monasterio Sant Pere de Galligants con la Plaça dels Jurats es el puente de Galligans y si habéis visto la serie, seguro que os suena de algo.

Plaça dels Jurats y Puente de Galligans Girona
Puente de Galligans Girona

Al fondo de la plaza hay unas escaleras que bajan al cauce del río Galligans, desde donde se aprecia perfectamente el Puente de Galligans y donde quedan unas fotos chulísimas.

Puente de Galligans Girona

Este punto de la ciudad es uno de los lugares más bonitos que ver en Girona y si sois muy fans de GOT, seguro que os encanta.

Banys Àrabs o Baños Árabes

A la salida de la plaza nos encontramos con los Baños árabes, otro punto que visitar en Girona.

Aunque se les conoce como baños árabes, exactamente no son árabes, sino cristianos.

Banys Àrabs o Baños Árabes Girona

Y os preguntaréis, ¿entonces por qué se llaman baños árabes? se les atribuyó este nombre por su aspecto y el sistema de calor por vapor que usan.

Se puede entrar a visitarlos, el precio es de 2€ la entrada general y 1€ la entrada reducida (para para grupos de 15 personas, estudiantes, mayores de 65 años, menores de 16 años, parados y discapacitados)

Si, también nos los encontramos cerrados. Los días festivos es lo que tiene, pero bueno, hay que quedarse siempre con lo bueno, y hasta el momento nos estaba encantando y todavía nos quedaba mucho que ver en Gerona.

Carrer del Bisbe Josep Cartaña

Frente a la entrada de los Baños Árabes hay unas escaleras por las que subimos para llegar a Carrer del Bisbe Josep Cartaña, justo a la espalda de la Catedral de Girona.

Catedral de Girona

Esta calle empedrada es otra de las calles más bonitas de Girona y cómo no, es otro escenario más de Game of Thrones.

Desde esta calle hay unas vistas únicas de la parte de atrás de la catedral y desde aquí se accede a los Jardins de la Francesca, donde comenzó nuestro recorrido por la Muralla de Girona.

Jardins de La Francesa

En los Jardins de la Francesa está el comienzo o fin de la Muralla de Girona. Para nosotros fue el comienzo de un largo paseo bordeando el casco histórico de Girona, pero antes dimos un paseo por estos jardines.

Muralla de Girona

SABÍAS QUE…

Sobre los Jardins de la Francesa se ubicó el antiguo cementerio Medieval de la ciudad.

Como curiosidad, el nombre de los jardines proviene de Madame Matieu, una Francesa que fue la propietaria del terreno desde 1922 a 1962, año en que el Ayuntamiento de Girona compró el terreno.

Muralla de Girona

Había oido hablar de la Muralla romana de Girona, pero nunca había imaginado que fuera tan larga. 

Muralla de Girona

Para mi, uno de los lugares favoritos que ver en Girona y que no os podéis perder en vuestra visita.

La Muralla de Girona es de los caminos de murallas más grandes de Europa y un imprescindible que ver en Girona. Con una altura de 20 metros y sus dos kilómetros de longitud, lleva desde los Jardines de la Francesa hasta los Jardines de la Muralla, muy cerca de la Plaça de Catalunya, donde comenzamos el día.

La muralla comenzaron a construirla los romanos en el siglo I a.C, pero hasta el siglo IX d.C ha tenido varios periodos de construcción. La última reconstrucción que tuvo fue en el siglo XIV y durante el siglo XX se fueron derribando las partes de la muralla que impedían la expansión urbanística de la ciudad.

A lo largo del camino hay varias torres a las que se puede subir y tener unas vistas increíbles de toda la ciudad de Girona.

Catedral de Girona

No os podéis ir de esta ciudad sin al menos subir a un pequeño tramo de la muralla y ver todo el Varri Bell desde otra perspectiva.

Nosotros nos bajamos en la salida que da a la Universidad de Girona, mas o menos a mitad de camino, pero si tenéis tiempo y podéis recorrerla entera, tiene que ser una pasada poder recorrer la ciudad de punta a punta y ver los distintos puntos de vista de la ciudad.

Església de Sant Domènec

Pasada la Facultad de Turismo se encuentra la Església de Sant Domènec, una iglesia del siglo XV.

Església de Sant Domènec Girona

No nos paramos mucho porque al pasar estaba cerrada y ya teníamos algo de hambre. Entre una cosa y otra eran algo más de las tres de la tarde y no habíamos parado ni para almorzar. 

Dicen que sarna con gusto no pica y nos estaba gustando tanto lo que veíamos que no habíamos caído en comer hasta que el estómago nos aviso.

Así que aprovechamos que estábamos muy cerca del ultimo punto que teníamos apuntado para conocerlo e irnos a comer algo.

Pujada de Sant Domènec y Església de Sant Martí Sacosta

Bajamos por la calle siguiente a la Iglesia y llegamos a otro de los rincones más bonitos que ver en Girona, la Pujada de Sant Domènec y la Església de Sant Martí Sacosta.

Pujada de Sant Domènec Girona

Esta calle escalonada hace que mires fijamente la puerta azul turquesa de la Església de Sant Martí Sacosta.

Hay calles preciosas por toda la ciudad de Gerona, pero esta seguramente está de las primeras en cualquier ranking.

Pujada de Sant Domènec Girona

¿Lo adivináis? Si, esta calle también aparece en Juego de Tronos. Y como para no aparecer. Pero no es la primera vez que sirve como escenario, también aparece en la película El Perfume: Historia de un asesino. Así que, podéis hacerles las fotos que queráis, que está acostumbrada a posar.

Pujada de Sant Domènec Girona

Este fue el ultimo punto de nuestra visita a Gerona en un día. Lo pasamos como dos niños chicos y nos habría encantado tener al menos un día más para conocer mejor esta ciudad catalana, pero dicen que siempre hay que dejar algún motivo para volver.

¿Te ha gustado? Compártelo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on telegram

Esto te puede interesar

Viajando con Nael

Ismael y Natalia

Los Naeles

Nuestra vida ideal sería viajar en autocaravana por todo el mundo, sentarnos a leer al atardecer y pasarnos las noches viendo series. Mientras tanto, trabajamos y viajamos siempre que podemos.

Últimos post
Viaja seguro
Disfruta de NY
Publicidad

Deja un comentario

#suscríbete

para no perderte nada, solo necesitamos