Qué ver en Brujas en 1 día

Una de las ciudades que visitamos en nuestro viaje a Bélgica fue Brujas, una encantadora ciudad envuelta de magia y belleza.

Brujas es una ciudad con una llamativa red de canales, que han hecho que muchas veces haya sido comparada con Venecia. Romántica, bella, acogedora, y un sinfín más de adjetivos positivos que podría enumerar, se quedan cortos para definir a una de las ciudades más bonitas de Europa. De hecho, desde el  año 2000 es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Lago Minnewater

Actualmente es una de las ciudades claves como destino turístico, siendo la ciudad más visitada de Bélgica, por delante incluso de su capital, Bruselas.

Aunque nos hubiese gustado hacer noche en Brujas, finalmente decidimos hacer una visita desde Gante, ya que es una ciudad pequeña y se puede recorrer sin problemas en un día.

¿Cómo llegar a Brujas desde Gante?

Hablando de Bélgica, esta pregunta sobra, ¿verdad?

Si, la mejor manera de llegar desde Gante a Brujas, o cualquier otro lugar del país, es el tren.

Al ser un país pequeño y contar con una gran red de trenes, este medio de transporte se coloca en el pico de la pirámide a la hora de elegir transporte en este país.

Además, si eres menor de 25 años puedes hacerte con el Go Pass y tener diez viajes por solo 50€. ¿Eres mayor de 25? No te preocupes. También hay descuento para ti. El Rail Pass cuesta 75€ y tiene diez viajes. El Go Pass y el Rail Pass son las mejores opciones para moverte por Bélgica.

Era muy temprano, sobre las ocho de la mañana, cuando tomamos rumbo a Brujas desde Gante.

La estación de Gante es bastante grande y con una buena red de trenes que conectan la ciudad con numerosos puntos del país. De Gante a Brujas cada 15 minutos aproximadamente sale un tren y el trayecto es de unos 25 minutos, además son muy puntuales por lo que consideramos que es la mejor opción.

Nos bajamos en la estación de Brujas,Brugge Station Plein”, al sur de la ciudad, y desde ahí comenzamos una visita que difícilmente olvidaremos.

Si pensáis visitar Brujas desde Bruselas u otra ciudad, no tendréis ningún problema. Como he comentado, todas las ciudades están muy bien comunicadas por el tren. Desde Bruselas sale cada 20 minutos aproximadamente y tarda algo más de una hora.

Visita a Brujas en 1 día:

Lago Minnewater, Brujas

Visitamos Brujas en otoño, la estación que más me gusta del año, llena de colores cálidos que envuelven el paisaje ofreciéndonos preciosas estampas, todo un lujo tras haber pasado todo un verano pasando calor en nuestra querida Marbella.

Teniendo en cuenta que hicimos una visita exprés de un día, aunque cundió bastante, visitamos los lugares más emblemáticos y otros tantos menos conocidos.

Si preferís subir en autobús, justo a la salida de la estación está la parada, las líneas 6, 11 o 16. El precio es de 1,20€ y se puede pagar directamente al conductor.

Nada más salir de la estación, fuimos en busca del casco histórico de la ciudad, pero la primera sorpresa llegó bastante pronto.

Cruzamos la calle y subimos a mano izquierda (por la calle Oostmeers) hasta llegar a la entrada de un camino todo cubierto por las hojas anaranjadas que caían de los árboles y  con el Lago Minnewater como espectador de lujo.

Brujas, Lago Minnewater

Era nuestro primer contacto con la ciudad y ya nos estaba regalando un estampa para enmarcar.

Continuamos andando hasta llegar al puente custodiado por la Powder Tower,  en español Torre Polvorín. Esta torre es de origen medieval, y como su propio nombre indica, era utilizada para almacenar pólvora y armamento. Es una de las que se conservan de la antigua muralla de Brujas.

Powder Tower, Brujas

Cruzando el puente visitamos el Parque Minnewater. Este parque es una auténtica maravilla. Rodeado de naturaleza, este parque recrea un clima  de tranquilidad y serenidad, siempre protegido por el Lago que le da su nombre y que también es conocido por el Lago del Amor.

Lago Minnewater, Brujas

Con este paisaje ya os podéis hacer una idea de lo que os espera por ver en la ciudad, pues ya te adentras en una pequeña ciudad de cuentos.

Muy cerca del parque se sitúa el Begijnhof, un antiguo beaterío, donde vivían las viudas y huérfanas de los cruzados y donde hoy día viven las monjas benedictinas del convento de Wijngaard. La entrada al beaterío es gratuita y la entrada al museo es de 2€ adultos, 1,5€ mayores de 65 años y 1€ para estudiantes.

La próxima parada fue la Iglesia de Nuestra Señora, de origen medieval y estilo gótico, cuya torre es actualmente la más alta de la ciudad, elevada a más de 120 metros. A decir verdad, nosotros no visitamos su interior pues íbamos justos de tiempo, pero para aquellos que estéis interesados el precio de adultos es de 2€ y para los menores de 11 años gratis.  Es una autentica obra de arte, por lo que no dudéis en acercaros a ella, aunque solo sea para verla desde fuera.

Iglesia de Nuestra SeñoraIglesia de Nuestra Señora

Tal y como vayáis avanzando y caminando por la ciudad, comprobaréis que es una ciudad en la que predominan estructuras arquitectónicas medievales. Una ciudad encantadora en la que fluyen numerosos canales que la hacen única.

Brujas

Seguro que más de un edificio te llama la atención mientras paseas por las calles del casco histórico de la ciudad.

Brujas

A continuación, nos dirigimos hasta Grote Markt, la Plaza del Mercado. Es la plaza principal de Brujas y declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es una plaza de muy grandes dimensiones, rodeada de coloridos edificios con tejadas de agua utilizados actualmente como lugares de hostelería. Entre los monumentos  de la plaza se puede destacar el Belfost de Brujas (el Campanario), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y el Juzgado Provincial.

Plaza del Mercado, BrujasJuzgado Provincial, Brujas

La entrada al patio interior del campanario es gratuita, aunque para entrar al museo y subir la torre, la entrada es de 8€. La torre, de estilo gótico, mide 83 metros de alto, y para llegar a lo más alto hay que subir los 366 escalones de su escalera de caracol. Una pequeña curiosidad de este campanario, es que está ligeramente inclinado hacia la izquierda, aunque a simple vista cuesta darse cuenta.

Siguiendo por la Breidelstraat, llegamos a la Burg Square, la segunda plaza de Brujas. Aunque algo más pequeña que la anterior, la fachada gris de sus edificios crea un contraste maravilloso con los pequeños detalles decorativos dorados.

Ayuntamiento Brujas

En esta plaza se encuentra la Heilig-Bloedbasiliek (Basícila de la Santa Sangre), el Stadhuis (Ayuntamiento) y el Brugse Vrije (Palacio de la Justicia) y al cual nos referíamos antes al hacer mención de los detalles decorativos en dorado, y es que la fachada principal está adornada con figuras de oro en relieve.

Visita a Damme en bicicleta desde Brujas:

Damme

Después de dar un agradable paseo por el casco histórico de la ciudad, alquilamos unas bicis para visitar Damme, un pequeño pueblo muy cercano de Brujas.

Lo vimos en un documental en la televisión, y nos enamoramos del recorrido, por lo que no quisimos venirnos de la ciudad sin dar este paseo tan peculiar.

Hay muchas tiendas de alquiler de bicicletas por toda la ciudad, sobre todo en el centro. Nosotros las alquilamos algo alejadas del centro, para no andar con la bicicleta por las calles tan aglomeradas y ahorrar también algo de dinero, ya que saliendo del centro el precio baja considerablemente.

Si no recuerdo mal cada bicicleta nos costó alquilarlas unos 6€, es decir, 12€ las dos bicicletas. Tuvimos mucha suerte, ya que donde las alquilamos, nos dieron un mapa con un recorrido precioso en el que pasamos por canales, molinos de viento y paisajes únicos.

El mapa con la ruta que seguimos lo hemos perdido, pero no os preocupes. Os dejo aquí abajo el mismo camino que nosotros hicimos.

Molino, Brujas

El recorrido son unos 7 kilómetros, pero el paisaje es tan bonito que parece mucho menos.

Comenzamos nuestro recorrido en bici en la Kruisport, Puerta de la Santa Cruz, situada en la calle Kruisvest.

Mirando de frente a la Kruisport, nos dirigimos con nuestras bicis hacia la izquierda, dejando el canal a nuestra derecha.

A 150 metros nos encontramos el primer de los cuatros molinos de viento que nos cruzamos en nuestro camino. Todos los molinos están muy bien conservados, e incluso uno de éstos, el Sint-Janshuis (el segundo del recorrido), aún muele grano y se puede visitar su interior.

La belleza del canal y sus molinos nos invitó a hacernos unas fotos.

Al llegar al último molino, cruzamos un puente a mano derecha y seguimos por la calle Noorweegse Kai, que es la que nos condujo todo recto hacia Damme.

El camino hacia Damme estaba lleno de colores otoñales, que ofrecían auténticas postales. Miles de hojas de todos los colores cálidos cubrían las calles. Pasear en bicicleta por estos paisajes era todo un lujo.

Al final del camino, justo antes de llegar a Damme, nos encontramos con otro molino y aprovechamos para descansar un poco y tomarnos unas fotos.

Molino DammeMolino Damme

Dicen que Damme es uno de los pueblos más bonitos de Bélgica, y no dudo de que así sea, pues es precioso. Yo os recomiendo callejear por este pequeño pueblo, ya que cada calle tiene su encanto. El día que nosotros lo visitamos, en la plaza central había un mercado con productos de la zona.

Después de dar un paseo por Damme, el cuerpo nos empezó a pedir algo de comida y decidimos volver a Brujas para almorzar y dar un paseo en barca por los canales.

Almorzamos en la Grote Mark. Si, en pleno casco histórico. Pero no os creáis que nos dejamos un riñón y medio para almorzar. Comimos en Quick, una especie de McDonald o Burguer King que hay por toda Bélgica. Lo mejor de todo son las vistas que tiene hacia la Plaza del Mercado.

El único punto negativo que le pondría a Bélgica en general, no solo a Brujas, es que es un país bastante caro a la hora de comer. Durante nuestro viaje siempre optamos por lugares de comida rápida como baguettes, patatas fritas, etc. Sentarse en cualquier restaurante puede salir por más de 40€ la pareja.

Paseo en barca por los canales de Brujas:Canal Brujas

Tras la comida, decidimos realizar un recorrido en barca por los canales. Hay varias empresas que lo ofertan, y sale aproximadamente por 8€ unos 30min. Se trata de un recorrido muy bonito, romántico y en el que puedes disfrutar de Brujas desde otra perspectiva, así como conocer los lugares más escondidos que nunca llegaríamos a ver a pie.

BrujasCanal BrujasPatos en el canal de Brujas

Las excursiones en barca son en francés e inglés. No hay en español. Nosotros la cogimos en inglés y aunque no somos dos expertos de este idioma, disfrutamos de un paseo muy bonito.

En definitiva, si visitáis Brujas no dudéis en caminar por sus calles, montar en bicicleta hasta Damme y dar un paseo en barca por los canales.

Para la próxima vez que visitemos Brujas, cogeríamos un hotel, aunque sea para un día, para conocerla más a fondo y dar un paseo por sus calles al caer la noche, algo que sin duda tiene que ser todo un espectáculo.

Dejar respuesta

Responsable: Ismael Vázquez Luengo - NIF: 78992409J Dir. postal: C/ Marqués de Estella, Portal 18, Puerta 9 E-mail: isvazlu@gmail.com Tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en viajandoconnael.com estamos tratando sus datos personales, teniendo derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Please enter your comment!
Please enter your name here