Qué ver en Geiranger en 1 día

Noruega está bordeada de norte a sur por fiordos, numerosas entradas de mar a la tierra creando paisajes totalmente únicos e irrepetibles, pero hay uno que se lleva la palma.

El fiordo de Geiranger, está considerado como uno de los más bonitos del mundo, y por lo tanto, uno de los lugares más turísticos de Noruega.

Hay que tener un corazón de piedra para no quedar impresionado con este regalo que nos hace la naturaleza. Nosotros tuvimos la suerte de visitarlo y hoy os vamos a contar qué vimos e hicimos en un corto pero intenso día por Geiranger.

El Geirangerfjord, una maravilla de la naturaleza:

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

El Geirangerfjord, declarado patrimonio de la humanidad, cuenta probablemente con las tres cascadas más famosas de Noruega: Las siete hermanas (De Syv Søstrene) , el velo nupcial (Brudesløret ) y el pretendiente (Friaren).

Geiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Las cascadas de las siete hermanas (llamada así porque son siete cascadas) y el pretendiente se encuentran una frene a la otra, mientras que la cascada del velo, está un poco más cercana al pueblo, y si la miráis a contra luz, el efecto del agua cayendo da la sensación de ser un velo de novia.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Natalia y el hermano ya lo habían visto y me habían hablado maravillas de los paisajes que rodean este precioso pueblo, así que ese día desayunamos muy temprano y nos fuimos a la cubierta del barco para no perdernos nada, y es que la visita a Geiranger comienza mucho antes de llegar al puerto y las imágenes hablan por sí solas:

Geiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

CONSEJO:

Si visitáis Geiranger en crucero, desayunad temprano y subid a la cubierta del barco para ver uno de los paisajes más bonitos de Noruega. Aunque luego a la salida también se pueden ver, pero disfrutarlo dos veces siempre es mejor que una, ¿no?

En el video de Geiranger (lo dejo aquí abajo) os comentamos que aprovechamos y subimos la cámara para tomar fotografías, y es que para los amantes de este arte, el fiordo de Geiranger es un paisaje increíble.

La cubierta de nuestro barco no era muy grande y había muchísima gente, lo que dificultaba mucho el poder hacer buenas fotografías, pero algunas pudimos hacer:

Geiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Aunque lo realmente importante es poder ver con nuestros propios ojos este capricho de la naturaleza.

Cascada y mirador de Geiranger:

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

El barco atracó sobre las doce del mediodía y había que desembarcar en barcas, (lo que atrasa mucho la bajada del barco) por lo que decidimos almorzar temprano en el barco y bajar más tarde a visitar Geiranger.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Geiranger es un pueblo muy pequeño, así que en un par de horas o tres se puede ver todo fácilmente, dependiendo del tiempo que os paréis para hacer fotos.

Una vez llegamos al puerto, fuimos directamente hacia la cascada que cae desde la parte alta del pueblo y desemboca en el mar, pero no podíamos empezar la subida sin antes sacar unas fotos del fiordo.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

A la derecha (dejando el mar de espaldas) del río, hay una pradera verde con unas vistas al fiordos extraordinarias y para sorpresa nuestra, no había nadie. Todo el mundo se limita a subir al mirador y pasear por el pequeño pueblo, pero pocos se dan cuenta de esta preciosa alfombra verde junto al mar. Además el tiempo era fantástico y el césped nos llamaba a gritos para tumbarnos y relajarnos, pero no teníamos tiempo y debíamos seguir el recorrido.

Geiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Tras esta parada fotográfica subimos por las escaleras en paralelo a la cascada hasta llegar a la plataforma de arriba, donde da la sensación de estar dentro de la cascada.

Por el camino había muchas casitas con césped y flores en los tejados. A nosotros nos llama mucho la atención esto, pero en noruega es algo muy común y en los pueblos pequeños se suele ver mucho.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

CONSEJO:

Si vais a subir con niños pequeños, os recomendamos que dejéis el carro en el barco, ya que hay mucha gente y las escaleras no son muy grandes, por lo que es muy difícil subir con el carro por las escaleras.

La cascada salpicaba agua con mucha fuerza, así que no pudimos hacer fotos mientras subíamos. Además había mucha gente subiendo y bajando a la vez y es un poco difícil.

Es un pueblo muy pequeño y desembarcaron tres cruceros, por lo que hay que entender que el pueblo va a estar colapsado y hay que tener paciencia.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

En la parte de arriba hay un pequeño mirador con unas vistas preciosas del pueblo y el fiordo. Es increíble como el mar se abre camino entre las montañas y atracan los barcos en el mismo puerto sin ningún problema. Imaginaos la profundidad que hay para poder atracar los barcos.

Geiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Una vez arriba, tras terminar el recorrido por las escaleras, hay una carretera y a mano izquierda lleva directamente a la iglesia de Geiranger.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

La iglesia de Geiranger o Geiranger Kyrkje:

Con forma octogonal y fabricada en madera y el tejado en pizarra, se construyó en 1842 debido a un incendió que quemó la antigua iglesia en 1841.

Geiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

Como es tradición en Noruega y vimos anteriormente en la iglesia de Flam, la iglesia está rodeada por un cementerio.

Desde fuera la iglesia es muy bonita y está en un lugar privilegiado, casi imposible de mejorar, pero nos quedamos con las ganas de visitarla por dentro. El día anterior visitamos la iglesia de Flam, y teníamos muchas ganas de entrar a una nueva iglesia medieval pero estaba cerrada.

Geiranger, Noruega. Y fiordo GeirangerfjordGeiranger, Noruega. Y fiordo Geirangerfjord

No obstante, solo por las vistas que hay desde la iglesia, me atrevería a decir que incluso mejores que desde el mirador de la cascada, merece la pena visitarla.

En el propio patio de la iglesia hay unas pequeñas escaleritas que llevan a la carretera por la que bajamos antes (pero acortando bastante camino) y en menos de 10 minutos estábamos de vuelta en el puerto.

Nos montamos en la barca y volvimos al barco para poner rumbo al siguiente destino.

CONSEJO:

Si viajáis en crucero. Normalmente el crucero para en el mismo día en Geiranger y en Hellesylt (en este último solo para soltar o recoger, según el trayecto) y podéis hacer una excursión de un pueblo al otro. En nuestro caso había una excursión desde Geiranger a Hellysylt, pero como íbamos con muchos niños pequeños preferimos visitar únicamente Geiranger.

Geiranger es un pueblo muy pequeñito y no tiene muchas cosas que ver, pero no siempre hay que andar con prisas para ver cosas. También hay que saber disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad de lugares como Geiranger.

De vuelta en el barco, nos duchamos rápido y fuimos de nuevo a la cubierta. No queríamos perdernos de nuevo esos paisajes. Me volvería a sentar en la cubierta una y otra vez y nunca me cansaría de verlos.

La cascada de las siete hermanas…

El pretendiente…

El velo nupcial…

El mar abriéndose paso entre las enormes montañas…

Nunca olvidaré la sensación de tranquilidad de aquél paisaje. Aquel regalo de la naturaleza, que al menos una vez en la vida, deberían ver todas las personas.

Dejar respuesta

Responsable: Ismael Vázquez Luengo - NIF: 78992409J Dir. postal: C/ Marqués de Estella, Portal 18, Puerta 9 E-mail: isvazlu@gmail.com Tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en viajandoconnael.com estamos tratando sus datos personales, teniendo derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Please enter your comment!
Please enter your name here