Ruta en coche por Galicia (I), las Rías Baixas

Galicia siempre estuvo entre mis lugares a visitar desde pequeño, así que en cuanto tuvimos la oportunidad pusimos rumbo al norte de España para conocerte esta preciosa tierra.

Siempre que me preguntan por un viaje a Galicia digo que ir a Galicia y quedarse “apalancado” en la misma ciudad o pueblo, es un desperdicio.

Si de verdad queréis disfrutar del verdadero encanto de Galicia, de su tierra, sus costas,  sus paisajes, su comida y de su gente, alquilad un coche, viajad con el vuestro o vuestra autocaravana y recorred todo lo que podáis.

Nosotros comenzamos las rutas en coche por Galicia desde Santiago de Compostela, ya que cuando reservamos el viaje no estábamos seguro de poder alquilar un coche, por el tema de la edad y los impedimentos que ponen.

CONSEJO:
Si tenéis claro que vais a alquilar un coche podéis usar Rentalcars para encontrar el mejor precio. Rentalcars compara entre todas las compañías de alquiler de coche para conseguir el mejor precio. Además, si lo contratáis a través del link anterior, nos ayudáis a nosotros y a vosotros os cuesta igual.

Os recomiendo que os quedéis a dormir en el último pueblo o ciudad que visitéis cada día o, incluso mejor, en alguna localidad intermedia entre el final de cada ruta y el comienzo de la siguiente.

De esta manera, os lo agradecerá tanto vuestra cartera (ya que son menos kilómetros y por tanto, menos dinero) y vuestro cuerpo, puesto que el camino de vuelta es muy pesado. Además, se aprovecha mejor el tiempo y podéis ver más cosas por el camino.

Además, hoy día lo tenemos muy fácil gracias a booking.com para encontrar hoteles en cualquier parte del mundo, así que ya no hay excusas. Solo tenéis que planear bien los días y reservar el hotel donde más os convenga. 

Si tenéis la suerte de tener una autocaravana, lo tenéis aún más fácil, solo tenéis que planificar donde acampar de noche y disfrutar esta magnífica tierra.

Antes de hacer nuestro viaje a Galicia preparé cuatro rutas:

Cuatro rutas, una por cada día del viaje, sin contar el día que llegamos, que lo dedicamos a visitar Santiago de Compostela.

Cuando preparé estas rutas no pasaba por mi cabeza ni la más remota idea de escribir un blog de viajes, pero aquí estamos ahora y espero que os sirvan de ayuda, al igual que nos sirvió a nosotros para volver enamorados de Galicia y todos sus pueblos.

Ruta por las Rías Baixas: Qué ver y hacer en un día 1:

Las Rías Baixas, al sur de Pontevedra, es uno de los destinos turísticos más visitados de Galicia, por eso no podía faltar en nuestro viaje a la provincia gallega.

Como su propio nombre indica, en esta ruta se recorre la parte oeste de Galicia hasta llegar a la frontera con nuestro país vecino, Portugal.

En esta ruta en coche por las rías baixas vamos a conocer Combarro, Baiona, Castro de Santa Tegra (A Guarda), Molinos de O Folón y O Picón y Tui.

El tiempo aproximado entre una localidad y otra es:

  • Santiago de Compostela a Combarro: 59 minutos / 45 minutos por peaje.
  • Combarro a Baiona: 1 hora y 16 minutos / 48 minutos por peaje.
  • Baiona a Monte de Santa Tegra: 41 minutos.
  • Monte de Santa Tegra a O Rosal: 14 minutos.
  • O rosal a Tui: 26 minutos.
  • Camino de vuelta desde Tui a Santiago de Compostela (que os podéis ahorrar): 1 hora y 43 minutos / 1 hora y 11 minutos por peaje.

Combarro, el pueblo conquistado por los hórreos:

Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)

Comenzamos la ruta de las Rías Baixas desde Santiago hacia Combarro, un pequeño pueblo costero de Pontevedra, famoso por la colección de hórreos que presentan sus playas.

Para los que, como fue nuestro caso, nunca antes habíais escuchado esta palabra, los hórreos son una especie de almacenes elevado del suelo donde antiguamente se guardaban los alimentos de la casa familiar.

Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)

Pero sus más de treinta hórreos no es lo único que llama la atención de este pequeño pueblo costero. Dando un paseo por sus calles (algo totalmente obligatorio) pudimos apreciar los numerosos cruceiros del paseo marítimo y del casco antiguo.

Aunque es un pueblo pequeño y no tiene nada en sí que llame la atención y por lo que sea turísticamente conocido (exceptuando los hórreos) me atrevería a decir que, la postal de su pequeño puerto y el centro histórico, lo convierten en uno de los pueblos más encantadores de Galicia.

Nosotros llegamos cerca de las diez de la mañana, aparcamos en Avenida da Cruz y fuimos andando hasta Praia de Pineda, donde aprovechamos las maravillosas vistas que nos ofrecía la playa para pararnos a desayunar y hacer algunas fotos, ya que las vistas lo estaban pidiendo a gritos.

Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Combarro (Pontevedra)

Después de desayunar, dimos un pequeño paseo por el centro histórico y continuamos nuestro camino, que aún quedaba mucho por visitar.

Baiona, el pueblo que descansa bajo la mirada de su virgen:

Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)

Con el estómago lleno y las pilas cargadas, pusimos rumbo a Baiona, un nuevo pueblo costero.

Aparcamos el coche en Rúa Loureiral lo más cercano posible a la Praza Santísima Trinidade.  Desde aquí, se llega muy fácilmente hasta el centro del pueblo, a poco más de cinco minutos andando.

Visitamos el Cruceiro da Trinidade, un cruceiro algo distinto a los que habíamos visto hasta entonces, y es que está construido sobre una roca.

Desde este peculiar cruceiro, dimos un paseo por las calles del pueblo hasta la fortaleza de Monte Real, hoy actual Parador Nacional Conde de Gondomar, a los pies de la costa de Baiona.

Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)

Una vez llegamos a la fortaleza, cruzamos el parking de coches y pasamos la puerta de entrada de la muralla. La entrada es 1€ si subís andando 2€ si subís en coche, a excepción de las personas empadronadas en el pueblo que tienen acceso gratuito. A mano izquierda se puede subir a la muralla y bordearla por encima o girar a mano derecha y rodearla por abajo.

O si tenéis tiempo, hacerlo por ambos lados, lo que nos gustaría haber hecho a nosotros, pero íbamos muy justos de tiempo y tuvimos que decantarnos por una de las opciones. Nosotros elegimos la primera opción, ya que hay unas magníficas vistas de Baiona.

Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)

Al salir del parador, a mano derecha está el monumento encontro entre dous mundos que también se puede ver desde la muralla, aunque merece la pena verlo de cerca.

Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)

De vuelta al coche, en vez de ir por la calle principal pegada al puerto, entramos por la Plaza Padre Fernando para dar un paseo por el casco antiguo del pueblo en busca de O Refuxio D’Anton, una pequeña taberna con buena relación calidad/precio donde paramos a comer, aunque tengo una mala noticia, después de publicar el post me comentaron que cerró por jubilación. Una auténtica pena, ya que nos encantó tanto la comida como el servicio. Pero no os preocupéis, hay muchos locales por el centro con muy buena pinta.

Tras una pequeña parada técnica para almorzar, cogimos el coche y subimos a la Virxe da Rocha, una gran estatua de piedra de quince metros de altura, inaugurada en 1930.

Cuando nosotros fuimos no pudimos subir, pero si tenéis suerte y está abierta, se puede ascender a través de una escalera por el interior de la estatua hasta llegar a un balcón en forma de barco que permite tener unas vistas únicas de Baiona, la península de Monte Real y las Illas Cíes en todo su esplendor.

Virxe da Rocha, Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)Ruta Rías Baixas, Baiona (Pontevedra)

Castro de Santa Tegra:

Monte de Santa Tegra

La próxima parada fue el Castro de Santa Tegra o monte de Santa Tecla, en A Guarda. Pero antes de llegar, hay una parte importante de la ruta.

Y es que entre Baiona y A Guarda, se encuentra la Sierra de A Groba, un “mirador” de 663m de altitud y unas vistas únicas de la costa gallega. A mí me encanta conducir y a Natalia ir al lado, y a los dos nos encanta contemplar los paisajes mientras hacemos rutas en coche, y ésta merece la pena.

Aunque íbamos justos de tiempo, decidimos parar unos minutos en Cabo Silleiro. Aparcamos el coche a los pies del faro y únicamente nos limitamos a contemplar la espuma blanca formada por las olas al chocar contra la costa y sentir la brisa marina, antes de poner rumbo hacia el siguiente destino.

Cabo Sillero

La visita de el Castro de Santa Tegra es obligatoria, pero a lo mejor te estas preguntando qué es el Castro de Santa Tegra, ¿verdad?. Pues bien, el Castro de Santa Tegra es una ciudad arqueológica a unos 341 metros de altitud construida durante la Edad del Hierro, a partir de los siglos I-II antes de Cristo, reconstruida a día de hoy para que podamos imaginarnos la forma de vida de los habitantes de la zona hace miles de años.

Castro de Santa Tegra

En este poblado vivieron entre 3000 y 5000 personas, rodeados por una muralla de piedra ligada con barro, sobreviviendo gracias a la agricultura y la ganadería, aunque la pesca también formaba una parte importante de sus vidas. Entre las ruinas, no solo hay casas, sino que también permanecen almacenes, talleres, graneros y patios.

La entrada es 1€ por persona y se puede subir andando o en coche.

Si decidís dejar el coche abajo y subir andando, os advierto, hay una buena caminata hasta la parte más alta.

En coche se puede subir hasta arriba sin ningún problema y junto a las ruinas hay pequeños paradores para poder aparcar y visitarlas sin problemas.

Monte de Santa TegraMonte de Santa TegraMonte de Santa TegraMonte de Santa TegraMonte de Santa Tegra

Nosotros subimos en coche y fuimos parando y visitando las ruinas hasta la parte más alta, donde se encuentra el Ao Masat, un museo que recoge una gran colección de objetos de la época, donde se puede aprender mucho sobre nuestros antepasados y la ermita de Santa Tegra.

Además, en lo más alto del Monte de Santa Tegra, se puede apreciar un paisaje único de la desembocadura del río Miño en el atlántico y la costa atlántica gallega.

Monte de Santa TegraMonte de Santa TegraMonte de Santa Tegra

Molinos de O Folón y O Picón, en O Rosal:

Seguimos el camino hacia O Rosal, a poco menos de quince minutos, para visitar los molinos de agua de O Folón y de O Picón, aunque la verdad, no pudimos verlos en su totalidad.

Estos molinos, declarados Bien de Interés Cultural en 1998, forman un conjunto en total de 60 molinos repartidos en una senda de 3,5 kilómetros.

Nosotros pensábamos que se podía acceder fácilmente a ellos, pero su visita está pensada para hacer una pequeña ruta senderística, que aunque no es muy larga y se puede hacer cómodamente, nosotros no teníamos tiempo, ya que aún nos quedaba llegar hasta Tui y subir hasta Santiago de Compostela.

Molinos de O Picon y O Folon

Pero todo tiene arreglo, y aunque no pudimos ver todo el conjunto en sí y disfrutar del camino y las vistas de O Rosal, sí que vimos algunos pequeños molinos que hay al comienzo del camino.

Los molinos están a las afueran de O Rosal, a unos seis minutos en coche. Si buscáis en el GPS “molinos de O Folón y O Picón”, os manda directamente a la entrada de la ruta senderística, donde podéis aparcar el coche sin ningún problema.

Para los que vayáis con tiempo, en el comienzo de la ruta senderística (donde se aparcan los coches) hay un cartel con un mapa donde está perfectamente explicado el tiempo de la ruta, la dificultad, la localización de los molinos, etc.

Como su propio nombre indica, el conjunto de molinos se dividen en dos, por un lado están los molinos de O Folón, y por otro, los molinos de O Picón. Un camino aproximado de 3,5 kilómetros de naturaleza, tranquilidad y paisajes increíbles.

Los que como nosotros vayáis con prisa, pero queráis echar un pequeño vistazo (algo que recomiendo, ya que pilla de camino) podéis ver unos pequeños molinos que hay al comienzo del recorrido. Buscad en el GPS “Restaurante Casa da Pintura”, ahí podéis aparcar el coche y caminar unos 100 metros hacia arriba donde encontraréis unos pequeños molinos de piedra. Nosotros lo encontramos de casualidad saliendo en busca de Tui, aunque nos hubiera encantado poder hacer la ruta. Pero bueno, ya tenemos un buen motivo para volver.

Tui, frontera con nuestros amigos portugueses:

La última ciudad en el recorrido era Tui, una preciosa ciudad en la frontera con Portugal y rodeada por el Río Miño.

Al llegar a Tui aparcamos el coche en Rúa Lugo, muy cerca del centro y con una gran cantidad de aparcamientos.

Desde el momento en el que llegamos, notamos como la ciudad de Tui es un punto importante en el Camino de Santiago Portugués. Andando por sus calles, nos cruzamos constantemente con peregrinos que, o bien llevaban días de camino o lo iban a comenzar, ya que en Tui da comienzo el recorrido más corto del Camino Portugués.

En el centro de la ciudad visitamos la Catedral de Santa María de Tui, el Museo Catedralicio y la Capilla de San Telmo, además de dar un paseo muy agradable por los callejones del casco histórico y contemplar las maravillosas vistas del río Miño y nuestro país vecino, Portugal.

TuiTui

Un poco más alejado del centro, también visitamos el convento as Encerradas y  la Iglesia de San Domingo, poniendo fin así a nuestra primera ruta en coche por tierras gallegas.

Volvimos al coche y nos pusimos rumbo a Santiago de Compostela para descansar y cargar pilas para el próximo día.

CONSEJO:
Como os comenté al comienzo del post, os recomiendo que en vez de reservar todas las noches en un mismo hotel, cada noche elijáis un hotel distinto para así ahorraros el camino de vuelta, y el siguiente día comenzar la próxima ruta.

En nuestro caso, si no hubiéramos cogido el hotel en Santiago, habríamos hecho noche o en Tui (última ciudad que visitamos) o en Ourense, una ciudad intermedia entre Tui y el Mirador de Vilouxe, primera parada de la segunda ruta. Así nos habríamos ahorrado ir hasta Santiago de Compostela y al otro día tener que ir desde Santiago al mirador. Por eso os recomiendo que si sabéis seguro que vais a alquilar un coche, vais con el vuestro propio o viajáis en autocaravana lo hagáis así.

Nosotros éramos muy jóvenes y no todas las compañías de coche alquilan a menores de 25 años, por eso cogimos un hotel en Santiago, ya que no estábamos seguros de poder alquilar un coche hasta no llegar a Santiago.

Dicen que de errores se aprende, nosotros ya sabemos que la próxima vez que hagamos una ruta en coche iremos cambiando cada día de hotel.

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO:

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos:

Échale un vistazo:

Últimas entradas:

Reserva tu hotel ahora:

Booking.com

Alquila un coche:

Alquila un coche:

Equípate para el viaje:

2 comentarios en “Ruta en coche por Galicia (I), las Rías Baixas”

  1. Nos proponemos visitar Galicia el próximo setiembre
    No pude conectar la página de la ruta 4, , Costa da Morte.

    Podrán pasarme la página o el link para acceder a ella.
    Muchas gracias
    Enrique Crispino
    Uruguay

    • Hola Enrique!
      Siento decirte que no tengo subida la ruta 4 (Costa da morte), ya que finalmente no la pudimos hacer porque el último día tuvimos un problema. Lo explicamos en la ruta 3.
      No obstante, tengo el borrador con los pueblos que íbamos a visitar, si me confirmas el correo con el que has escrito el comentario, puedo pasarte el borrador por correo para que te sirva de ayuda.
      Espero que lo paséis muy bien y disfrutéis de Galicia, es una tierra preciosa!
      Saludos viajero!!

Deja un comentario

Responsable: Ismael Vázquez Luengo - NIF: 78992409J Dir. postal: C/ Marqués de Estella, Portal 18, Puerta 9 E-mail: isvazlu@gmail.com Tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en viajandoconnael.com estamos tratando sus datos personales, teniendo derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.