El Schloss Drachenburg: un castillo de época en Königswinter

En Königswinter, un pequeño pueblo cerca de Bonn, se encuentra el Schloss Drachenburg, un precioso castillo que se convierte en parada imprescindible si visitas Bonn.

Construido en apenas dos años, entre 1882 y 1884, este castillo palaciego se erige en la colina Drachenfels a orillas del río Rin.

Schloss Drachenburg

Historia del Schloss Drachenburg:

Stephan Sarter, el hijo más joven de un posadero de Bonn tenía un sueño por cumplir y no paró hasta conseguirlo, aunque no le salió del todo bien.

Después de estudiar y viajar por el extranjero consiguió ganar bastante dinero especulando en bolsa.

En 1882 fue nombrado noble de mano del duque Georg von Sachsen-Meiningen y poco después mandó a construir esta impresionante villa palaciega, poniendo al frente de la construcción a Leo von Abbema y Bernhard Tüshaus, dos arquitectos de Düsseldorf que diseñaron los planos y más tarde fueron revisados por Wilhelm Hoffmann un gran arquitecto residente en París y alumno de Ernst Friedrich Zwirner, arquitecto de la Catedral de Colonia.

Schloss Drachenburg

Tan solo dos años después la obra había finalizado pero Sarten nunca llegó a vivir en el castillo y murió en París en 1902, sin haber regulado su herencia.

Tras su muerte, su sobrino Jakob Biesenbach compró el castillo con una idea en mente: convertirlo en complejo turístico.

A partir de 1904 esta gran obra arquitectónica del Romanticismo pasó a formar parte de un centro turístico, completándolo con varias casas y un pequeño hotel que construyó , el Burghof, sobre una pequeña granja con la que contaba el castillo en sus inicios.

Tan solo seis años después Biesenbach vendió la propiedad a Egbert von Simon, un retirado capitán de caballería, el cual quería convertir el castillo en un parque de atracciones para atraer así a una gran cantidad de visitantes. Sin embargo, el proyecto nunca llegó a ponerse totalmente en marcha y von Simon murió en 1915 durante un combate en la Primera Guerra Mundial.

Hermann Flohr, un pequeño comerciante de Colonia e inquilino del castillo durante un tiempo, se hizo en 1921 con el Burghof y en 1923 con el Schloss Drachenburg cediéndoselo a la Asociación de Mujeres de la Cruz Roja hasta que en 1930 donó la propiedad a la Orden católica de los Hermanos de las Escuelas Cristianas abriendo un un internado conocido como San Miguel.

En 1942 la escuela de élite Nazi, Adolf-Hitler-Schule (AHS-3) se estableció en el Schloss Drachenburg sufriendo grandes transformaciones durante la guerra, sobretodo la Galería de arte.

Cinco años más tardes, la Oficina Regional de Ferrocarriles Alemanes restauró gran parte del castillo para usarlo como centro de captación, hasta que lo dejaran en 1960.

Durante los próximos diez años el castillo se encontró vacío, llegando incluso a evitarse una demolición en 1963, algo que habría sido una auténtica pena, hasta que en 1971, Paul Spinat compró el castillo, renovándolo y abriéndolo al público, aunque era su lugar de residencia hasta su muerte en 1989.

Ciento cuatro años después de su construcción, el Schloss Drachenburg fue catalogado como monumento y en 1989 se llevó a cabo una restauración completa del castillo de mano de la Fundación de Naturaleza, Patrimonio y Cultura de Renania del Norte-Westfalia.

Schloss DrachenburgSchloss Drachenburg

A día de hoy, el castillo está totalmente restaurado, tanto por fuera como por dentro y gran parte de sus habitaciones pueden ser visitadas, pero para poder visitarlo hay que saber cómo llegar ¿verdad?

Cómo llegar al Schloss Drachenburg desde Colonia:

Königswinter, un pequeño pueblo a las orillas del río Rin, se encuentra a algo menos de una hora de la ciudad de Colonia.

Para llegar hasta este pequeño pueblo hay varias opciones. Si vais a alquilar en coche durante vuestras vacaciones (o vivís en Alemania y queréis visitar el castillo) se puede ir directamente por la A59, tardando unos cuarenta y cinco minutos.

Nosotros elegimos el tren. Por la comodidad, facilidad y el precio.

Desde colonia a Königswinter se puede llegar directamente en tren, aunque nosotros pasamos primero por Bonn, ya que desde la estación central de Bonn (donde para el tren que viene desde Colonia) se puede coger el metro hasta la parada más cercana al funicular que sube hasta el castillo, en cambio, en Königswinter no sabíamos bien dónde coger el metro para llegar hasta el funicular.

Por lo tanto, de Colonia a Bonn fuimos en tren y luego desde Bonn a Königswinter usamos el metro.

CONSEJO:

Si algo nos gusta de Alemania es su conexión de trenes, metros y tranvía. Muy fácil de usar y práctico, algo idóneo cuando estás de vacaciones y quieres visitar diferentes lugares.

La duración del viaje desde la estación Central de Colonia, la Koln Hbf, hasta la estación central de Bonn, la Bonn Hbf, es aproximadamente de veinte minutos, dependiendo del tren, y la frecuencia de salida es también de unos veinte minutos.

Por otro lado, el metro desde Bonn hasta la parada de Königswinter Fähre, donde hay que bajarse, tarda cerca de treinta minutos.

Königswinter Fähre

El metro lo cogimos en la misma estación central donde nos dejó el tren. No hace falta salir fuera, siguiendo los paneles encontraréis la parada fácilmente. Tenéis que buscar el número 66 en dirección Bad Honnef.

Una vez llegamos a la parada de Königswinter Fähre, justo al lado del río Rin y frente al Sealife, subimos justo por la calle anterior a la parada, la calle Drachenfelsstraße, hasta el funicular, el Drachenfelsbahn. Al final de la calle hay un paso de tren, si la barrera está bajada no os preocupéis, esperar unos minutos a que pase (o pasen) los trenes y se subirá para poder cruzar.

Sealife Königswinter

A la entrada al funicular hay dos pequeñas casetas donde poder comprar los tickets para subir en funicular hasta el castillo, y por fin, después de un tren, un metro y un funicular, llegamos a esta preciosidad de castillo.

¿Cuánto cuesta visitar el Castillo Schloss Drachenburg?Schloss Drachenburg

Os he explicado cómo llegar, pero no hemos hablado del precio del transporte y la entrada al castillo, lo sé.

Quería esperar para hacer un recuento tanto del transporte como de la entrada y ver si realmente merece la pena visitar la villa palaciega.

Para el tren y el metro, compramos un ticket diario para un grupo de cinco personas, con el cual puedes usar todos los trenes, metros y tranvías que necesites sin límite de uso para un grupo máximo de cinco personas y siempre dentro del territorio que lo compres, que será lo que haga variar el precio.

En nuestro caso, éramos solo dos personas, aun así, es más económico comprar el ticket para cinco durante todo el día que comprar cada billete individualmente. Si en vuestro caso sois más, os saldrá más barato por personas.

El ticket diario hasta Bonn nos costó 26,50€ los dos. El viaje hasta Bonn en tren, luego el metro hasta Königswinter, la vuelta y después lo seguimos usando en Colonia a la vuelta. No está nada mal 13,25€ por persona.

CONSEJO:

Para comprar este ticket en las máquinas, tenéis que seleccionar en origen la estación desde la que vais a salir (que os saldrá por defecto y será Koln Hbf) y en destino Bonn Hbf. Le dais a siguiente y aparecen varios tipos de ticket que podéis comprar: simple, ida y vuelta, etc. Seleccionáis ticket de 1 día para 5 personas. Siguiente y listo. Estas máquinas no están en español, pero la traducción no es muy difícil y es bastante intuitiva.

Con este ticket ya llegaréis hasta Königswinter sin ningún problema. Ahora toca subir hasta el castillo.

Funicular Schloss Drachenburg

Y hay dos opciones: andando en un paseo de unos treinta o subir en el funicular.

Si elegís subir andando el precio de entrada al castillo es de 7€ para adultos, 5€ para niños y 17€ un pack familia y se paga en la misma pureta del castillo, una vez estás arriba.

En cambio, si os decidís por el funicular, al igual que hicimos nosotros, el precio de este, incluye la entrada al castillo y su precio es de 12€ para los adultos y 6,50€ para niños.

En total, a nosotros nos costó la visita al castillo 50,50€. Pero hay que tener en cuenta que usamos durante todo el día el transporte público y después de la visita al castillo también visitamos Bonn.

¿Mereció la pena? Por supuesto.

El castillo es precioso tanto por fuera como por dentro. Además, fuimos en Navidad y en los jardines de la villa había un gran mercado navideño ambientado en la época clásica y todos los trabajadores iban vestidos de época. Parecía que viajamos al pasado. Sin duda fue una visita muy agradable y que volveríamos a repetir.

Visita a la villa y el Castillo palaciego:

Íbamos un poco sin saber qué nos íbamos a encontrar.

Solo habíamos visto algunas fotos del castillo por fuera, pero no teníamos ni idea de como era el castillo por dentro y si merecía del todo la pena visitarlo.

Pero solo por la forma que nos recibieron volvería a pagar mil veces la entrada. Nos quedamos de piedra. Nada más bajar del funicular y entrar al castillo en la puerta nos recibió un grupo de músicos tocando música clásica vestidos de época y nos transportó por completo al pasado.

Una vez dentro del castillo, se pueden visitar varias habitaciones y dependencias, donde se pueden admirar el mobiliario de la época, la cubertería, el ropaje, etc.

Ropas Castillo Schloss DrachenburgInterior Schloss DrachenburgInterior Schloss DrachenburgInterior Schloss Drachenburg

Además, todos los trabajadores van vestidos de época. Desde que entras por las puertas parece que cruzas una puerta mágica que te lleva al pasado. Lo que hace aún más llamativa la visita y que no todo los castillos tienen.

Dentro del propio castillo también hay una pequeña tienda de souvenir y algo muy llamativo; una exposición de muebles y accesorios de lujos para comprar. Eso sí, nosotros solo miramos, el presupuesto se nos iba un poco.

Ya fuera, los jardines y las vistas al río Rin y la ciudad de Königswinter son preciosas, pero tuvimos la mala suerte de que el día estaba nublado y la luz no nos ayudo mucho con las fotos, pero bueno, disfrutamos de las vistas.

Vistas Schloss DrachenburgSchloss DrachenburgCastillo Schloss Drachenburg

Schloss Drachenburg en Navidad:

Mercadillo Schloss Drachenburg

No nos esperábamos que fuese a haber un mercado navideño en los jardines del castillo. Pero sí, lo hay, y bastante grande.

Nos quedamos con la boca abierta. Tiene de todo, puestos de comida (perritos, salmón, hamburguesas, estofados, vino caliente etc), puestos de souvenirs, mesas con estufas y hasta un pequeño teatro. Pero claro, es en alemán y la verdad, no entendíamos nada.

Deja un comentario

Responsable: Ismael Vázquez Luengo - NIF: 78992409J Dir. postal: C/ Marqués de Estella, Portal 18, Puerta 9 E-mail: isvazlu@gmail.com Tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en viajandoconnael.com estamos tratando sus datos personales, teniendo derecho a acceder a sus datos personales, rectificarlos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.